QUIENES SOMOS

Más que una institución, somos una como comunidad, pensada para garantizar la inclusión y prioridad a los derechos de las personas con discapacidad.

 

Trabajamos con la misión de brindar atención integral a las personas con discapacidad mediante la prestación de servicios especializados, terapéuticos y psicoeducativos acordes con estrategias, técnicas y tratamientos actualizados y personalizados, entendiendo que la educación y la salud constituyen un derecho para lograr la inclusión social.

CIRCULO LOGO.png

NUESTRA VISIÓN

Ser una institución encargada de generar equidad, igualdad de oportunidades y el reconocimiento a la singularidad, favoreciendo el derecho al óptimo desarrollo del sujeto bio-psico-social, y de todos aquellos apoyos que contribuyan a la posibilidad de inclusión y mejora en la calidad de vida de los beneficiarios; expandiendo nuestro trabajo a nivel nacional.

CIRCULO LOGO.png

NUESTROS VALORES

  • Respeto por la diversidad.

  • Innovación.

  • Compromiso social.

  • Mejora continua.

  • Desarrollo personal.

CIRCULO LOGO.png
FOTO.jpg

NUESTRA HISTORIA

CIRCULO LOGO.png

“El deseo de un padre que inspiró nuestro propio deseo”

 

Un pionero….

Fue en el año 1993 que buscando dejar en esta tierra su legado de altruismo,

perseverancia y compromiso por el otro, y con la intención de no irse de este

mundo sin haber contribuido en ayudar a las personas a crecer, luchar por

sus derechos, perseguir sus sueños, y ante todo SER felices, que JOSÉ soñó

en un lugar así. 

 

 

Él dejó en nosotros esta idea como una semilla que, durante muchos años, se fue alimentando de más ideas, pensamientos, sueños y desafíos.

 

No fue, si no hasta el año 2001, que sentimos el valor de poner en juego todo lo aprehendido y la necesidad de hacerlo realidad…, fue entonces que floreció. Y a partir de ahí, nos convertimos en testigos del principio de una transformación.

 

Todo el deseo transmitido por JOSÉ, era hoy, nuestro propio deseo. La semilla creció, desplegó ramas, floreció hasta llenarse de colores y dio sus propios frutos. Ofreció su mejor versión para echar raíces y ponerse de pie. Ya era todo un árbol entregando lo mejor de sí, oxígeno, flores, sombras, y sobre todo la energía de aprender a tomar lo necesario del ambiente para crecer, con todo aquello incluso que no somos capaces de ver.

 

Aprendiendo a ser, fue en primera instancia, un aprendizaje para nosotros, y nos vemos reflejados en los míticos pasos de los árboles. Nos proponemos abrir nuestras ramas, sostenernos entre nosotros, tomando y ofreciendo lo mejor, porque somos una red, y no seríamos lo mismo sin esta unión que nos caracteriza.

No existen dos bosques iguales, nosotros nos propusimos crear el nuestro, único e irrepetible, aportando la mejor versión de cada uno de nosotros. Aprendimos que, así como los árboles sufren a pesar de las tormentas que los desestabilizan, es nuestra apuesta personal afrontar nuestras propias tormentas, y queremos compartir este aprendizaje, aprendiendo a SER…